El sentir de un pueblo

El día de la Cruz es la demostración de que Cieza, le pese a quien le pese, es de su Señor. Cieza es, por tradición, historia y elección, Católica y Cofrade, y se rinde a los pies de Cristo cuando el Cristo sale en procesión.

¡Qué gran verdad describió don José Lucas Conesa al escribir su himno!

"Ante su Imagen reza
con fe todo Ciezano
el Anciano y el Niño,
el Hombre y a Mujer"

No hay mayor verdad el Día de la Cruz... y cualquier otro día en su ermita, en la iglesia o donde quiera que esté Él. Ese niño que, desde los brazos de su madre, le echa besicos al Señor, el joven que carga con el peso del Santo Cristo y el viejo que lo mira con nostalgia, recordando los tiempos en que él también fue ese joven punta de vara. La abuela que lleva de la mano a su nieto y le enseña los versos que todo ciezano conoce desde niño, porque sus abuelos se los enseñaron.

Cieza se deshace en besos la noche del día 2, limpiando en lágrimas las llagas de sus pies, y enjugando la sangre de su costado en pañuelos que guardarán como tesoros, sintiendo así que se llevan un pedacito de su Cristo con ellos, llevándole así el consuelo a los enfermos que no pueden ver a su Consuelo.

Cieza desgrana su corazón esa tarde, llorando en oraciones de flores por los ojos de los balcones. Cada pensamiento esa tarde es una oración para Él, y cada oración se convierte en una sentida lágrima en los ojos de los ciezanos, lágrimas que se transmutan en pétalos de rosa que acarician su dulce piel y envuelven en un encarnado manto a los ángeles que moran a Sus pies.

Cieza es Suya, le pese a quien le pese, Cieza vive por y para su Santo Cristo del Consuelo.


EL SENTIR DE UN PUEBLO



Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *