CUARESMA 2019: Música y Semana Santa 03x3

La Corneta en Cieza. Segunda Parte
Por Antonio Camacho García

Desde el siglo XIX la corneta ha formado parte de los desfiles procesionales ciezano y no con menos importancia, numerosidad o calidad que en la actualidad como quedaba patente con bandas como la del Santo Cristo o la del Tercio Romano. Pero fue de nuevo a partir de los años 80 cuando las bandas de cornetas y tambores comenzaron un nuevo ascenso musical. Con la aparición en 1975 de la banda Averroes de la Organización Juvenil Española de Cieza, la O.J.E., este estilo musical se vió sometido a diferentes cambios a lo largo de los años. La innovación de la banda Averroes ha estado siempre a la cabeza en Cieza, incorporando nuevos y diferentes instrumentos en sus filas, como gaitas, trompetas y fiscornos, quizás con la intención de emular a la ya por entonces desaparecida desde 1986 Banda del Santo Cristo, hasta que finalmente en 1999, bajo la dirección musical de Andrés Navarro Lucas, comenzaron a utilizar la denominación de Agrupación Musical que llegaba desde Andalucía, incorporando del mismo modo nuevos instrumentos como trombones, bombardinos y tubas, enriqueciendo así el sonido de su música.

Camino similar llevó la banda Medina Siyasa, nacida en 1988 en el seno de banda de la Cofradía de La Samaritana (fundada esta en 1978), ha sido desde entonces la gran rival de la banda Averrores en los desfiles procesionales ciezanos. Siguiendo los pasos de los de la O.J.E. a principios del nuevo milenio, bajo la dirección de Antonio Campo Vázquez, dejan atrás el arcaico mundo de la soledad de la corneta y comienza a incorporar nuevos instrumentos a sus filas, mejorando así sus interpretaciones, y dejando patente el compromiso de estas dos organizaciones con la música procesional.

Mientras estas bandas externas a las cofradías comienzan a crecer, las bandas de las cofradías ciezanas por el contrario comienzan a desaparecer. Quedando a finales de los años noventa solo las bandas de La Samaritana y del Tercio Romano, aunque la primera de estas no conocería el tercer mileno, ya que desaparecería tras la Semana Santa de 1997. Pero por su parte la Cofradía del Tercio Romano del Santo Sepulcro continua apoyando a su banda y su estilo de cornetas, santo y seña de sus desfiles, frente al incipiente estilo de agrupación musical, hasta el punto de que es la única banda en la localidad que ya entrado el siglo XXI mantiene el tradicional estilo de cornetas y tambores. La cual logró sus años de mayor esplendo musical bajo la dirección del joven trompetista ciezano Antonio Piñera Moreno.

Pero como pasa en ocasiones, toda buena historia llega a su fin, y tras más de dos siglos de historia, la Banda de Cornetas y Tambores del Tercio Romano desaparece tras la Semana Santa de 2006. Diferencias entre algunos miembros de la banda y la cofradía, lleva a esta al declive y la desaparición, mientras que algunos de los miembros de esta antigua banda fundan la Banda de Cornetas y Tambores Sagrado Corazón, la cual, debido a que se enmarcaron en el más puro estilo de corte andaluza, nunca tuvieron la oportunidad de desfilar en la Semana Santa de Cieza, aunque sí lo hicieron con el patrón San Bartolomé abriendo carrera en su procesiones hasta su desaparición a finales de 2013.

En este siglo XXI, Cieza se ha visto envuelta en otra explosión por las bandas de cornetas, o agrupaciones. De la Banda de Tambores ‘Los Veteranos’ que surgiera en la localidad allá por los años 80 o 90, surgía en 1999 la banda de Cornetas y Tambores San Juan Bosco, la cual abriría sin faltar a su cita, todos los desfiles presiónales en Cieza durante casi toda la primera década de este siglo. Debido a su creciente calidad musical, llego a ser incluso contratada en el año 2011 por las Cofradías del Tercio Romano y la de Jesús Nazareno, para suplir la ausencia de la banda de ‘los Armaos’, que hasta entonces, y tras ese año, se han visto obligados a sustituirla por una banda de música. Por desgracia tras aquella Semana Santa, disputas internas llevaron a la desaparición de otra banda con mucha solera en los desfiles procesionales ciezanos, mientras que de forma paralela tras estos acontecimientos, algunos de sus miembros darían en el año 2012 vida a una nueva banda, la Agrupación Musical Sones de Pasión.

Mientras, en el año 2010, un grupo de nostálgicos, los cuales llegaron a formar parte de la Banda del Santo Cristo (desaparecida en 1986) cuando eran muy jóvenes, fundaban una nueva banda, la Agrupación Musical Dulce Consuelo, por aquel entonces banda de cornetas y tambores. Esta banda nace con la intención de recuperar la banda que antaño tuviera el Co-Patrón de Cieza, llegando incluso a acompañar a la imagen en sus traslados de Domingo de Ramos, aunque con los años fue sustituida por la Agrupación Musical Sones de Pasión. Esta banda del Dulce Consuelo, en la actualidad, aun siendo posiblemente la de menos número de componentes de cuantas hay en Cieza, tiene el honor de ser la banda que abre los desfiles procesionales en Cieza tras el estandarte de la Junta de Hermandades Pasionarias.

Por otro lado, y volviendo a las dos bandas más longevas de cuantas se conservan en la actualidad. Averroes y Medina Siyasa han hecho suyos los estilos de Agrupación Musical llegando incluso a incorporar a sus repertorios, marchas de su propia cosecha:

Los Averroes de la OJE, estrenarían a principios de este nuevo milenio marchas como ‘María Magdalena’ (2001) o ‘Dialogo de Pasión’ (2003), ambas obras de Andrés Navarro, por aquel entonces maestro musical de la banda, así como el pasodoble ‘El Resucitado’ (2009) también del propio maestro de la banda.

Por su parte, Medina Siyasa, aun dando este paso unos años más tarde, ha sido la más prolífera en cuanto a patrimonio musical se refiere, enmarcando en su repertorio, marchas como ‘Medina Siyasa de Cieza’ (2004) de Antonio Campos Vázquez; ‘El Fin’ (2007), ‘Siyasa’ (2007), ‘Primavera’ (2007), y ‘Tristeza’ (2007) de Francisco García Alcázar; ‘Al Relente’ (2011) de Alejandro y Javier Marín Bernal; ‘San Pedro Penitente’ (2015), ‘La Coronación de Espinas’ (2015), ‘Piedad’ (2015), y ‘Vidas Nuevas’ (2016) de Antonio Piñera Moreno; y el año pasado ‘María Salomé, Luz en el Luto’ (2018) de Antonio Jesús Hernández Alba.

Así mismo queda claro que en Cieza existe un rico patrimonio musical, no solo en lo referente a las Bandas de Música, sino también a las bandas de viento metal, y con una gran longevidad desde al menos principios del siglo XX, gracias quizás a la labor de Antonio León Piñera, lo que daría mayor notoriedad e importancia al viento metal en la historia de nuestra Semana Santa. Pero lo que si queda claro, es que Cieza, y su Semana Santa, no sería lo mismo sin la corneta, santo y seña de sus desfiles procesionales a lo largo de los siglos.

Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *