Antonio Morales, pregonero desde el corazón

Redes Cofrades Cieza/Antonio Jesús Hernández Alba 
La mañana del Domingo de Pasión, Cieza se vistió de terciopelo multicolor para anunciar al mundo que sólo quedan 7 días para la Semana Santa; un anuncio que realizó don Antonio Morales, con un poético y sentido pregón que puso en pié a toda la Basílica de la Asunción 

Domingo de Pasión, 8:30 horas. A pesar de la lluvia, el Tercio Romano, haciendo gala de su legendaria perseverancia, despertaba a los ciezanos con su pasacalles en busca del guión-estandarte de la cofradía. Así, empapados bajo la lluvia pero sin desvirtuar su desfile, la representación de los Armaos llegaba hasta el Ayuntamiento de Cieza poco antes de las 10. 

Como es habitual, a las 10 de la mañana, en el salón de plenos del Ayuntamiento se dieron cita los guiones y estandartes de las 18 cofradías y hermandades ciezanas, encabezados por el estandarte de la Junta de Hermandades Pasionarias para realizar el acto de convocatoria. En el discurso realizado por don Joaquín D. Gómez, presidente de la JHP, se pidió permiso al alcalde de la localidad para sacar un año más "los santos a la calle", haciendo alusión al caracter multitudinario y popular de la Semana Santa, una de las más arraigadas tradiciones de Cieza. Así mismo, agradeció el apoyo del concejo y la labor de los servicios municipales que ayudan a que cieza se llene cada año de Semana Santa. A esta imtervención respondió el alcalde, don Pascual Lucas, otorgando su permiso y dejando claro que "el bien para la Semana Santa es el bien para Cieza y sus gentes". Tanto él como la consejera de cultura de la Región de Murcia ofrecieron su apoyo al cabildo para conseguir la ansiada Declaración de Interés Turístico Internacional. Terminaba el acto con el alcalde despidiendo de una forma muy ciezana y semanasantera "andad con Dios y que la Magdalena os guíe". 

Debido a la inestabilidad meteorológica del día, el Traslado Procesional de los Estandartes se aplazó hasta las 11:30 y se acortó el recorrido para llegar desde la Casa Museo de la Semana Santa hasta el Monumento al Nazareno, frente al Monasterio de las Clarisas, en el menor tiempo posible. Así, a ritmo de pasodoble y en elegante desfile, llegaron las representaciones de las cofradías al citado monumento. A las 12 horas y con todos los estandartes rodeando la escultura de Yuste Navarro, se dió comienzo al acto de homenaje a los Procesionistas Difuntos. Este sentido acto consistió en la ofrenda de una corona de laureles realizada por el Presidente de la JHP y el Alcalde de Cieza mientras sonaba el sólo de Semana Santa Ciezana. Después, tras una oración dirigida por don José Antonio García, consiliario de la Junta de Hermandades, continuó el desfile hacia la Plaza Mayor. 

Una vez terminados los actos protocolarios previos al momento del Pregón y estando ya la Basílica de la Asunción llena hasta el último rincón, se abrió el portón del templo para dejar paso a los estandartes, que fueron colocados en torno al Altar Mayor, constituyendo así el habitual y multicolor decorado del Pregón. Hechas las presentaciones y con el público espectante, subió al ambón el encargado de pregonar la Semana Santa de Cieza este año: don Antonio Morales. Antes de comenzar a leer, recibía una rosa blanca de manos de su hijo, una rosa que tendría un gran protagonismo en la lectura del pregón. Junto al ambón se encontraba colocada una silla vacía, sobre la cual depositó la rosa. Ambas, silla y rosa, representaban al padre del pregonero, recientemente fallecido, en cuyo honor se ofreció el pregón pues, como el propio Morales explicó, su padre ya pronosticó hace muchos años que él sería algún día pregonero. 

Poco se puede decir de un pregón que será ampliamente recordado por los ciezanos, pues toda descripción quedaría corta ante la realidad. Fue un pregón desde el corazón, un pregón que puso de manifiesto el sentir semanasantero del ciezano, en palabras del propio Antonio Morales: "El calendario no entiende ni alcanza que en Cieza siempre es Semana Santa". A lo largo de la lectura, el pregonero habló de infinidad de temas, desde las representaciones de Dios en Cieza, invitando a los ciezanos a acercarse a Él más pues "sin Dios no hay Semana Santa, ni futuro ni camino". También dedicó unas palabras a la revista "al Anda", sirviéndose de ella y de los recuerdos que en ella se encierran para narrar cada una de las procesiones de nuestra Semana de Pasión. Y no podían faltar palabras de alabanza hacia Santa María, a la que él mismo profesa una gran devoción, en particular a la que considera como su propia madre: la Virgen de Gracia y Esperanza. Terminó su pregón con el sonido de una flauta interpretando el solo de "Mi Amargura" de Victor Ferrer, consiguiendo con su últimas palabras poner en pié a la Basílica en pleno. 

El acto terminó, como es tradicional, con un concierto de marchas de procesión ofrecido por la Banda Municipal de Cieza, en el que sonaron "Constancia" de José Vélez, "Crucifixión" de Victor M. Ferrer, "El Rey Duerme" del ciezano Javier Cano y el cierre tradicional "Semana Santa Ciezana" del Maestro Gómez Villa, dando con su solo el pistoletazo de salida a la Semana Santa de Cieza 2019.





REPORTAJE DEL PREGÓN 2019
PREGÓN 2019

Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *