CUARESMA 2019: Música y Semana Santa 03X4

SEMANA SANTA CIEZANA

Durante esta cuaresma hemos desgranado la historia de las Orquestas y las Bandas de Cornetas y Tambores en nuestra Semana Santa, pero desde bien antiguo tenemos constancia de la participación de otro tipo de agrupación en las procesiones, siendo también una constante en ellas.

En 1871, el Ayuntamiento de Cieza impulsa la creación de una Banda de Música propia y fija, instituyendo así la Banda Municipal de Cieza, cuyos principales fines serían participar en los eventos más importantes que se dieran en la localidad, estando entre ellos el acompañar musicalmente al Patrón San Bartolomé y participar en las procesiones de Jueves y Viernes Santo, así como en las procesiones del Corpus y en la subida del Santo Cristo a su ermita.

Será la Banda Municipal desde sus inicios una constante en las procesiones y no podríamos entender nuestras procesiones sin ella, especialmente acompañando a las imagenes patronales. No obstante, en 1922 la situación de la banda obliga a disolverla y refundarla, introduciendose entonces miembros de la Banda del Santo Cristo, lo cual demuestra de alguna forma la buena salud y el gran nivel que dicha banda de Cornetas tenía.

De nuevo, al hablar de la banda municipal, hay que nombrar a don Antonio León Piñera, el cual dirigió la banda en tres ocasiones entre 1881 y 1905 y que, según crónicas, compondría varias marchas para su interpretación en las procesiones. Aunque no nos hayan llegado hasta nuestros días, es de imaginar que tendrían el corte militar y solemne con el lirismo propio de este grandísimo músico ciezano.

La banda municipal será la única de la que tengamos constancia nacida en Cieza hasta el último tercio del s.XX, aunque eso no fuera óbice para que se pudiera contratar ocasionalmente alguna banda foránea. Será a finales del pasado siglo que nazca otra agrupación de vital importancia en Cieza. Esta banda tomaría el nombre de "Santa Cecilia" y la fundarán d.Felix Santos y d.Manuel Juan Carrillo Marco. Aunque su ocupación principal fueran las artes plásticas, a Carrillo le debemos mucho en cuanto a música se refiere. En su banda y gracias a su máxima pedagógica de "papel y pito" aprendieron música muchos de los músicos más veteranos que todavía hoy desfilan en nuestra localidad. A él le debemos también gran parte de lo que queda del Maestro León y también varias marchas, aunque ya no suenen.

De estas dos bandas surgirían varias a lo largo de los años. Cuando desaparece la banda de "Santa Cecilia", varios de sus componentes fundan la Asociación Musical Ciezana "Los Revoltosos", de los cuales surgirá también la Asociación "Tal y Cual". De la Banda Municipal surgirá a finales de los 90 la Banda de la Escuela Municipal de Música, dirigida hasta hace poco tiempo por otro de los referentes musicales de nuestra Semana Santa, Francisco García Alcazar, con quien se han formado muchos de los músicos que actualmente desfilan en Semana Santa. Varios de estos músicos, junto con otros compañeros abaraneros fundarían la Asociación Musical "No Tenemos Prisa".

Así llegamos al tiempo presente. Esta cuaresma hemos hecho hincapié en la riquísima historia, casi olvidada, de la música cofrade en Cieza. Las orquestas de antaño apenas se recuerdan en las memorias de los más veteranos semanasanteros, quedando tan sólo el remanente del Silencio, aunque ni por asomo cuenta con el repertorio propio que tuvo San Juan bajo el mandato de Antonio León. De la corneta tan sólo queda el recuerdo de un par de cofradía que siguen apostando por este tipo de agrupaciones, aunque el estilo ciezano hace décadas que se perdiera, pero no mantiene esa hegemonía que tuvo en otros tiempos, ni el equilibrio que mantuvo con las Bandas de Música en otro. Ahora son las bandas las dueñas y señoras de nuestras procesiones, y cada vez buscamos los repertorios más actuales, volcándonos hacia andalucía, olvidando nuestra tierra. Habría que hacer, en la opinión de este pobre músico, el esfuerzo de recuperar el Violín y su patrimonio, sobre todo las marchas del Maestro León, y, puesto que no quedan casi vestigios del repertorio antiguo de la corneta, hacer el esfuerzo por crear algo propio, antes que buscar marchas en el sur. Y, aunque no está de más importar las grandes obras que van saliendo, le debemos a Antonio León, a Manuel Juan Carrillo y, sobre todo, a don José Gómez Villa un respeto y una puesta en valor del trabajo que en su día realizaran para nuestro pueblo.

Así pues, llega el momento de escarbar en cajones y baules, de buscar partituras y de investigar todo esto de lo que brevemente les hemos hablado en estos cuatro martes cuaresmales y que Cieza ponga en relieve todo ese patrimonio musical que la ha hecho ser como es y que en vez de copiar, vengan a Cieza de otras tierras a buscar música y arte.

Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *