El Cristo de la Misericordia cierra la primera jornada de Semana Santa

Redes Cofrades Cieza/Antonio Jesús Hernández Alba 
La noche del Viernes de Dolores terminó con la entronización del Santísimo Cristo de la Misericordia en su trono, sobre el cual desfilará el próximo Viernes Santo 

Una vez recogida la Dolorosa y con la plaza buyendo de emoción por el comienzo de una nueva Semana Santa, las puertas de la Basílica se volvieron a abrir para dejar salir el sobrio cortejo del Cristo de la Misericordia. Ante la aparición del Crucificado de Hernández Navarro en la escalinata de la Plaza Mayor, el publico guardó silencio para hacer la primera de las oraciones que acompañarían el traslado. 

Bajando por la calle de la Hoz y adentrándose en las más estrechas y recónditas calles del Casco Antiguo, el crucificado de la Cofradía de la Samaritana avanzó en silencio, escoltado por lámparas y antorchas y con el sonido de una campana como único aviso del paso de la imagen. Durante el recorrido, que fue realizado en cerca de hora y media, todo aquel que quiso de entre el numeroso público que lo acompañaba pudo portarlo, metiendo su hombro directamente bajo el leño de la Cruz. 

A eso de las dos de la madrugada, llegaba el Cristo hasta la Casa-Museo de la Semana Santa, dónde se llevó a cabo el solemne y emotivo acto de entronización, pudiendo verse a Longinos acercarse sobre su caballo hasta el Crucificado, quedando completo así el paso de la Lanzada, y preparado para desfilar el próximo Viernes Santo en la procesión del penitente

Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *