Así fue el "Besapiés" del Medinaceli de Cieza

Redes Cofrades Cieza/Antonio Jesús Hernández Alba
La alerta por el coronavirus se hizo notar este primer viernes de Marzo en Cieza, dejándonos un "besapiés" en el que prácticamente nadie besó los piés del Cristo de Medinaceli.

Como cada año, víspera del primer viernes de Marzo, la Hermandad de Esclavos de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli llevó a cabo los cultos principales en honor a su titular. Comenzaban los actos el pasado miércoles 4 con el primer día de triduo en honor al Nazareno del Convento. En esta ocasión, previo a la Misa, el cofrade esclavo y camarero de la imagen, José María Cámara Salmerón, dirigió a los asistentes al rezo sendas meditaciones en las que hizo referencia al caracter devocional del Medinaceli en Cieza y a su llegada hace 75 años a nuestra localidad gracias a los trabajadores de la fábrica de Géneros de Punto.

A pesar de la recomendación por parte del obispado de sustituir el gesto del besapiés, fieles a la tradición, los hermanos del Medinaceli acudieron con las primeras luces de la mañana del primer viernes de marzo al Convento de San Joaquín, cuyas puertas se abrieron a las 8 de la mañana, comenzando así una jornada dedicada a la veneración de esta devocional talla. A pesar de que no se prohibió de forma oficial el tradicional beso a los pies del Señor, fueron muy pocos los que pudieron y se atrevieron a realizar este gesto. La mayor parte de gente se contentó con hacer una inclinación y guardar unos minutos de oración ante la imagen.

"Aunque sea a ver al Señor" era la frase que más se escuchaba por las calles aledañas al antaño templo franciscano. Los devotos, pese a no poder besarle los piés, siguieron acudiendo durante todo el día en un ir y venir constante por la nave de San Joaquín. Aun así, se notó cierto descenso en la afluencia con respecto a otros años. Todos los que se acercaron hasta el Convento se encontraron con una estampa bastante atípica. En lugar de ver colocado al Señor a los pies del Altar Mayor, lo encontraron delante de su capilla, rodeado de flores, incienso y velas en un magnífico altar de cultos para el día grande del Medinaceli en su 75 Aniversario.

Llegada la tarde, se celebró el último día del Tríduo y, tras la Misa, se rezó el Via-Crucis ante la imagen de Jesús de Medinacelli.

Con las últimas campanas de la medianoche, marcando el final del día, las puertas del Convento de San Joaquín y San Pascual se cerraban, clausurando así un atípico, pero no menos emotivo, primer viernes de Marzo.

REPORTAJE DEL "BESAPIÉS" AL MEDINACELI 2020

BESAPIES MEDINACELI 2020

Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *