¿Qué estamos haciendo mal?

Por Joaquín Bernal Ganga
Hace unos meses que comencé en diferentes cofradías y hermandades a preparar cultos, actividades y todo el material para el desarrollo de los mismos y cuando el estrés ya rozaba el límite empezaron a revolotear por mi cabeza varias ideas centradas en que estamos haciendo mal los cofrades en este “mundillo” de incienso, flor y cera.

Quizás nos falta más presencia de nuestras cofradías en la vida habitual de nuestras parroquias más allá de esos cultos que anualmente celebramos, la actividad navideña de turno o más cosillas que podemos llegar a pensar. Pero sí, creo que estamos faltos de fe, esa fe que nuestros padres y abuelos intentaban y conseguían transmitirnos de manos de la cofradía que formaban parte y que anteriormente se vivía de manera más intensa en la visita constante a nuestras imágenes, la participación en la eucaristía, el “uso” de los sacramentos... Sí, que sacar a la calle nuestras imágenes es fantástico, que vivir con ese anhelo de la semana grande es fantástico también, pero debemos comprender y poner en uso que la fe y la vida del cofrade va más allá de lo estrictamente procesional, cuando todos sabemos además que hay una presencia de personas que ya participan en la Semana Santa como una tradición, es decir, una Semana Santa sin contenido religioso alguno, algo totalmente fuera de lugar y sin sentido alguno.

Tú puedes defender a tu cofradía como la mejor, de los pasos de mejor calidad, mi cristo es mejor que este o que aquel y que mi virgen va guapa con cualquier cosa y es mejor que el resto de imágenes marianas... Pero en cambio nos olvidamos de ir a los cultos de nuestra cofradía y con una misa al año basta. Hay muchas maneras de vivir nuestras cofradías, pero ¿Cuánta importancia le damos a nuestros cultos? les puedo dar mi visión personal de lo que he vivido, siendo realmente triste cuando en una gran iglesia hay 40 personas y 6 o 7 son cofrades de la imagen que preside tan importante evento, teniendo cientos y miles de nazarenos durante la Semana Santa o como a nadie le importa la presencia de Cristo en el sagrario, que en muchísimas ocasiones nos olvidamos del elemento más importante de nuestras iglesias o simplemente aparecemos para ponernos una túnica, un capirote y a mi no me busques durante el año para nada, bueno sí, para darme el ticket de salida no vaya a ser que no pueda salir. 

¿Qué estamos haciendo mal? estamos llevándonos la gran fiesta de la cristiandad al mayor sinsentido religioso dejándonos guiar por una sociedad cada día más falta de valores y que no ve más allá del factor cultural (que lo hay, ojo) de nuestras cofradías y hermandades. Estamos perdiendo el contenido de la rememoración de la pasión, muerte y resurrección del Señor para balancearnos en la cómoda hamaca de “lo tradicional” olvidándonos totalmente de nuestra fe durante el año, pero también es digno de agradecer a todas las personas que a diario tienen a su cofradía en la mente con tal de ser mejor cristiano a través de ellas, en organizar cursos de formación, fomentar la devoción a nuestras imágenes pero sobre todo al Señor en el sagrario y organizando tantas y tantas actividades y cultos que le dan vida a nuestra cofradía y a nosotros como cristianos

Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *