Reflexión Dominical: Domingo XVI de Tiempo Ordinario

Por Borja Atencia Flores
Lectura del Santo Evangelio según San Mateo (Mt 13; 24 - 30)

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente:

-«El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Enton­ces fueron los criados a decirle al amo:

"Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sa­le la cizaña?"

Él les dijo:

"Un enemigo lo ha hecho."

Los criados le preguntaron:

"¿Quieres que vayamos a arrancarla?"

Pero él les respondió:

"No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el tri­go. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores:

'Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero.'"»

Palabra del Señor
El Evangelio de esta semana nos expone a través de unas parábolas el mensaje del Señor, un mensaje muy claro: las buenas obras que nosotros realizamos crecen con las malas obras, como el trigo y la cizaña, pero siempre es mejor dejar crecer esas buenas obras hacia el Señor (aunque crezcan junto con otras peores) para que esa semilla siga dando sus frutos. El diablo nos pone a prueba y nos tienta hacia el camino de la perdición, pero nosotros debemos tener plena confianza en el Señor y en su palabra para poder crecer como el trigo, y no como la cizaña.

En el momento de la recogida, nuestras malas obras son expiadas (mediante la confesión) y las buenas obras siguen prevaleciendo en nosotros y haciéndonos mejores hijos de Dios. El Señor esto lo cuenta diciendo que hay que prender fuego a la cizaña y almacenar el trigo, y esto precisamente es lo que debemos hacer los cristianos, expiar nuestros pecados, intentar ser mejores personas y no dejarnos influenciar de manera errónea por la gente que no nos conviene. Debemos ser verdaderos espejos de la fe en el Señor, leer su palabra, estudiarla y proclamarla a todas las gentes. Es Dios quien se entregó por nosotros y quien nos dejó estas enseñanzas en la tierra para que nosotros, que creemos en él, seamos sembradores de buena semilla que dé sus frutos. 

Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *